Las demandas fisiológicas y bioquímicas del ejercicio intenso provocan respuestas sistémicas en los músculos. Las principales adaptaciones al ejercicio de resistencia incluyen la corrección del desequilibrio electrolítico, una disminución en el almacenamiento de glucógeno y el aumento del estrés oxidativo, la permeabilidad intestinal, el daño muscular y la respuesta inflamatoria sistémica. Estas adaptaciones al ejercicio pueden estar influenciadas por la microbiota intestinal, que desempeña un papel importante en la producción, el almacenamiento y el gasto de energía obtenida de la dieta, así como en la inflamación, las reacciones redox y el estado de hidratación.

La literatura revisada es este estudio respaldó la hipótesis de que la microbiota intestinal podría proporcionar un marcador medible y efectivo de la función inmune de un atleta y que el análisis de composición microbiana también podría ser lo suficientemente sensible como para detectar el estrés inducido por el ejercicio y los trastornos metabólicos.

La revisión también respalda la hipótesis de que la modificación de la microbiota mediante el uso de probióticos podría ser una herramienta terapéutica importante para mejorar la salud general general, el rendimiento y la disponibilidad energética de los atletas mientras se controlan los niveles de inflamación

Como conclusión final la revisión proporciona una visión global de cómo la microbiota intestinal puede tener un papel clave en el control del estrés oxidativo y las respuestas inflamatorias, así como también en la mejora del metabolismo y el gasto de energía durante el ejercicio intenso.

Fuente: https://g-se.com/ejercicio-de-resistencia-y-microbiota-intestinal-bp-35a0ad8d3a42ae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *