brindis-familiar-navidad-500x334

Tener una conducta responsable frente a las porciones, y evitar excesos con el alcohol son algunas de las recomendaciones de nutricionistas, gastroenterólogos  y cardiólogos para estas fiestas.  

“Las fiestas no son para comer en exceso, son para estar en familia y amigos y disfrutar de eso. No pensar que se trata de la última cena y tomar poco alcohol es muy importante”, es una de las principales recomendaciones de los nutricionistas.

Según un informe publicado en Télam, la Licenciada en Nutrición, Rosa Labanca, precisó que “comer carnes, blancas o rojas, preparadas en forma simple con una guarnición de vegetales variados de acuerdo al plato, y agregarle si se quiere un postre, que puede ser una ensalada de frutas o un helado chico, si es de agua mejor, o remplazar el postre por una porción de pan dulce”.

“Es muy importante no comprar de más, porque si un día se come distinto no se engorda, pero si compramos de más, comemos más días hasta terminar lo que compramos”, remarcó.

“Tener un plato y servir allí la cena entera ayuda mucho, levantarse varias veces para servirse o comer en tandas puede hacernos comer de más. Si se quiere llegar a la cena con el estómago medio lleno, un puñado de frutas secas una hora y media antes favorece la saciedad”, señaló.

La especialista precisó que una rodaja grande de pan dulce tiene entre 300 y 400 calorías, 20 gramos de turrón 100 calorías, una copa de sidra 110 calorías, una copa de champagne 130, una botella de cerveza o vino entre 600 y 700 calorías y 14 unidades de frutas secas alrededor de 100.

“Bailar es una buena alternativa para bajar esas calorías de más. Mover el cuerpo ayuda a suprimir la sensación de pesadez, hinchazón y culpa al otro día”, completó Ciaño.

En tanto, desde la Fundación Cardiológica Argentina recordaron que en esta época del año “deben tener especial cuidado los obesos, diabéticos e hipertensos, así como quienes padecen de problemas renales, por las consecuencias que los excesos pueden ocasionarle a su salud”.

“Nuestra tradición e influencia social y cultural nos lleva a optar por platos pesados que poco tienen que ver con las altas temperaturas de esta época del año”, señalaron, y recomendaron comer porciones pequeñas, evitar cocinar en exceso, preparar postres en base a frutas y cocinar las carnes sin grasa ni piel.

 

 

Fuente:

Lu17.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *